miércoles, 14 de marzo de 2012

AMÉRICA LATINA: DE 1950 A LA ACTUALIDAD

Después de la Segunda Guerra Mundial, América Latina quedó incluida en el bloque occidental capitalista, lo que determinó su desarrollo económico y político en los años siguientes. En la década del cincuenta se presentaron varios intentos reformistas radicales, especialmente en Bolivia y Guatemala, que se convirtieron en revoluciones nacionalistas. Estos y otros movimientos fracasaron debido a la dependencia con respecto a Estados Unidos. Cuba fue la excepción. 

Al comienzo de los años setenta, en América Latina, se establecieron dictaduras militares. A su vez, en Centroamérica tuvieron lugar importantes acontecimientos, como la revolución sandinista. Las constantes crisis económicas llevaron a que en los años noventa, se efectuara un proceso de democratización que condujo a la renovación política. En el siglo XXI, se han establecido gobiernos democráticos con una clara tendencia de oposición a Estados Unidos. Son los casos de Brasil, Ecuador, Venezuela y Bolivia.

La década del cincuenta 

El panorama político latinoamericano cambió después de 1948. En este año, se reunieron en Bogotá los representantes de todos los países del continente americano, para fortalecer el llamado panamericanismo, es decir, la asociación y la cooperación entre las naciones americanas. A partir de esta reunión, se creó la Organización de los Estados Americanos, OEA. 

Desde su nacimiento, la OEA tuvo una marcada influencia estadounidense debido a que la entrada de América Latina en la Guerra Fría, la había colocado en la órbita de los países del bloque Oeste, de tendencia capitalista. La influencia estadounidense en la OEA se hizo evidente en la Conferencia de Caracas, en 1954, en la cual Estados Unidos declaró que la actividad comunista en cualquier país americano implicaba una amenaza a su sistema y que, por lo tanto, debía ser tratado como un tema de asuntos internos. Sin embargo, la alternativa política latinoamericana oscilaba entre la dictadura y la democracia. 

Dictaduras y democracias 

En la década del cincuenta, la vida política se debatió entre las democracias y el viejo esquema de las dictaduras, muchas de ellas resultado de las ocupaciones militares de Estados Unidos, como los casos de Somoza en Nicaragua y de Trujillo en República Dominicana. Estas dictaduras se convirtieron en instrumento de conquista económica para las familias en el poder. Los Trujillo y los Somoza fueron dueños de una considerable parte de la riqueza nacional. 

Otros casos representativos de la política del período fueron: 

Brasil. Tras la muerte de Getulio Vargas en 1954, resultó electo Juscelino Kubitschek. Su política se orientó a la transformación económica, la cual, aunque logró buenos resultados, tuvo un costo social muy alto, pues los salarios se redujeron notablemente y la inflación se disparó. 

Venezuela. Un golpe militar derribó de la presidencia al escritor Rómulo Gallegos en 1948, y dio paso a diez años de dictadura militar, la mayor parte de ellos a la cabeza del general Marcos Pérez Jiménez. Estos fueron los años de la prosperidad petrolera en Venezuela. Cuando el general abandonó el poder en 1958, las elecciones fueron ganadas por Rómulo Betancourt, quien, inició importantes reformas sociales, agrarias y económicas. 

Paraguay. Su tradición militar se afianzó a partir de la década del cuarenta, en la cual gobernaron los generales José Estigarribia, Higinio Morínigo, Juan González y Federico Chávez. Este último fue derrocado en 1954, y el ejército comenzó su gestión directa con la presidencia de Alfredo Stroessner, quien gobernó hasta 1989 .

Centro américa y el Caribe. En Cuba ascendió Fulgencio Batista por golpe militar y en Haití fue elegido Francoís Duvalier, quien se declaró dictador. 

Otros países. A diferencia de los anteriores, otros países mantuvieron la estabilidad política en la medida que prolongaron las experiencias de las décadas anteriores. Tal fue el caso de México con Lázaro Cárdenas; de Uruguay con el gobierno de Battle y de Argentina con su tradición peronista. Estos países coincidieron en buscar un equilibrio social mediante fórmulas políticas y sociales, que al finalizar este período se agotaron. Además de este panorama político, otra de las características sobresalientes de América Latina durante la década del cincuenta fue la aparición de procesos revolucionarios.

La Revolución boliviana 

Bolivia era económicamente importante por sus minas de estaño, el cual estaba comprometido desde 1943 con Estados Unidos. Sin embargo, la situación política no era estable y continuamente se presentaban huelgas mineras. En 1944 un golpe de Estado llevó a la presidencia al coronel Gualberto Villaroel. El Movimiento Nacionalista Revolucionario y el Partido Obrero Revolucionario compartieron el poder y dominaron las zonas mineras. Esta situación llevó a que los grandes dueños de las minas, que contaban con el respaldo de las Naciones Unidas, asumieran una actitud de oposición frente al gobierno. La economía se agravó y un nuevo golpe militar derribó a Villaroel. 

Hasta 1951 el país estuvo regido por una política conservadora que dio fuerza a los sectores revolucionarios que llegaron al poder con Víctor Paz Estenssoro en 1952. De este modo, comenzó la revolución nacional, que consistió principalmente en la nacionalización del estaño y en una reforma agraria que pretendía levantar el nivel de vida de la población minera y campesina. Paz Estenssoro, para consolidar el éxito de su revolución, estrechó sus relaciones con Estados Unidos y así aseguró los préstamos necesarios. Sin embargo, las imposiciones norteamericanas terminaron por generar un gran agotamiento económico. Con ello, la revolución nacional llegó a su fin, y pese a la nacionalización minera y a la reforma agraria, Bolivia siguió sufriendo las consecuencias de su dependencia económica. 

La revolución de Arbenz en Guatemala 

En 1944, la larga dictadura del general Jorge Ubico fue interrumpida gracias a una revolución militar que, orientada por un grupo de universitarios jóvenes, impuso en el poder al profesor de pedagogía J.J. Arévalo. El gobierno de Arévalo comenzó una política revolucionaria que fue continuada por el coronel Juan Jacobo Arbenz en 1950. 

El coronel Arbenz, dentro de una conciencia nacionalista, comenzó un proceso de reforma agraria que confiscaba las tierras bananeras de la compañía norteamericana United Fruit Company. Como indemnización por la confiscación, el gobierno de Guatemala pretendió pagar el valor que la empresa le daba a estas tierras para evadir los impuestos. En respuesta, Estados Unidos, _apoyado en el argumento de la "amenaza soviética': acusó al presidente Arbenz de ser un conspirador comunista. Entonces, con la colaboración de la CIA, preparó una invasión desde la plantación de la United Fruit en Honduras. Esta se efectuó en 1954 bajo el mando del general guatemalteco Carlos Armas quien asumió el poder, primero como presidente y luego como dictador. Con Arbenz en el destierro se acabó la revolución guatemalteca. 

La Revolución cubana 

La única revolución que se consolidó en América Latina, luego del episodio guatemalteco, fue la Revolución cubana. Esto se debió básicamente a la protección que le prestó la Unión Soviética (URSS), que era el principal representante del bloque opuesto al estadounidense. Si todavía en 1958 parecía definible la posición de revolucionarios como Víctor Paz Estenssoro, quienes pensaban que en América Latina solo eran viables las innovaciones que contaran con la aprobación de Estados Unidos, después de la Revolución cubana esa opinión parecía refutada por los hechos: un país Latinoamericano había tomado el camino del comunismo. 

Los inicios de la revolución 

En 1952, Fulgencio Batista derrocó al presidente electo Prío Socarrás e implantó un régimen dictatorial que contó con el apoyo de Estados Unidos. Durante su gobierno, en Cuba se establecieron azucareras, hoteles, clubes nocturnos y casinos, generalmente de propiedad de delincuentes norteamericanos, por lo cual, estos lugares servían para el lavado de activos. Allan Dulles, director de la CIA  en aquel entonces, era propietario de la Francisco Sugar, una de las azucareras que se establecieron en la isla. En síntesis, por esos años Cuba se convirtió en centro de negocios y de recreo para actores, millonarios y políticos norteamericanos. El proceso de revolución comenzó el 26 de julio de 1953, cuando el estudiante de derecho, Fidel Castro, dirigió la toma del cuartel de Moncada, la segunda guarnición del país, ubicada en Santiago de Cuba en respuesta al golpe de Estado de Batista. El movimiento fracasó y Castro fue apresado. Sin embargo, unos meses después fue absuelto y marchó al exilio a México. 

En su exilio, Castro organizó una pequeña expedición que penetró en Cuba tras el desembarco del yate Granma, en noviembre de 1956. Castro y su Movimiento 26 de Julio M-26, crearon un foco guerrillero en Sierra Maestra, provincia de Oriente, que al poco tiempo se convirtió en el Ejército Rebelde. 

A partir de 1957 la guerrilla castrista salió lentamente de su aislamiento y comenzó una ofensiva en los llanos. La apertura de nuevos frentes guerrilleros y la coordinación de las acciones militares, por parte del médico argentino Ernesto "el Che" Guevara, consolidaron el avance revolucionario. 

En 1958, Estados Unidos decidió suspender el envío de armas a Batista/ya finales de ese año la resistencia del dictador se desmoronó. Esto permitió el triunfo de la revolución el primero de enero de 1959, con la toma de La Habana. 

El nuevo gobierno cubano reformó la Constitución y promovió una reforma agraria sin precedentes en América Latina. Junto a esta, a mediados de 1960, comenzó una intensa nacionalización, comenzando por la confiscación de las empresas azucareras extranjeras, y seguidamente, los bancos y todas las compañías privadas.

La transición hacia el socialismo 

La hostilidad contra el gobierno revolucionario se acentuó frente a las audacias que se mostraron en el manejo de los asuntos económicos. Sus reformas afectaron de inmediato los intereses de las compañías azucareras. Precisamente, uno de los afectados fue Allan Dulles, director de la CIA, de quien hablamos anteriormente, pues perdió cerca de 71.300 hectáreas de tierra. 

Ante los desafíos del gobierno cubano, Estados Unidos comenzó el bloqueo económico de la isla. Para ello, redujo su exportación de petróleo, dejó de comprar azúcar y otros productos cubanos. 

Ante esta situación, la Unión Soviética se apresuró a aprovechar la oportunidad y ofreció su propio mercado para Cuba: se comprometió a comprarle azúcar y a abastecerla de petróleo. De este modo, la isla comenzó a reorientar su economía hacia el bloque oriental. 

Entonces, el gobierno norteamericano decidió buscar una salida militar al problema. En abril de 1961 unos pocos emigrantes cubanos, apoyados, entrenados y armados por Estados Unidos, intentaron invadir a Cuba. Estaban convencidos de que su llegada despertaría un levantamiento general contra el nuevo gobierno debido al descontento que las reformas de este habían generado entre algunos cubanos. Sin embargo, la invasión, que se realizó por Bahía Cochinos, fracasó. Cuba, sitiada económicamente y atacada militarmente, se transformó definitivamente en un país socialista y, en noviembre de 1961, la revolución se proclamó como marxista-leninista. 

Al año siguiente el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy denunció la construcción de bases de lanzamiento de misiles, por parte de la Unión Soviética, en Cuba. Por este motivo se generó una crisis y Estados Unidos ordenó el bloqueo naval de la isla, que dio lugar a la situación más tensa de la Guerra Fría. Finalmente, la URSS accedió a retirar los cohetes. 

Influjo de la Revolución cubana 

La Revolución cubana influyó en el ambiente político de América Latina. El rompimiento definitivo de Cuba con Estados Unidos y el miedo de este país a que se volviera a repetir una nueva experiencia semejante, le llevó a endurecer su política invadiendo militarmente algunos países como: 

Panamá. La primera acción se produjo en 1964 con ocasión de disturbios civiles nacionalistas. Esta invasión causó la muerte a varias personas. 

República Dominicana. Tras el asesinato de Trujillo, en 1961, asumió el poder Juan Bosch quien fue derrocado en 1963 por militares de la escuela de Trujillo. A su vez, en 1965 una revolución militar nacionalista que quería devolverle a este país el gobierno democrático trató de dar un golpe a los militares dictadores, pero la intervención militar estadounidense frustró el intento. 

La expansión de la ola revolucionaria y del castrismo tomó auge en los movimientos guerrilleros que se formaron en casi todos los países de América Latina. La mayor parte de estos grupos no logró sobrevivir a la represión, y esto dio lugar a una reacción conservadora que agotó los movimientos reformistas.

La economía en los años cincuenta 

En la década del cincuenta, el proceso de industrialización que se intentaba adelantar para América Latina estaba entrando en crisis. Durante los años anteriores, los distintos sectores sociales se habían puesto de acuerdo, lo cual había propiciado un ambiente de reformas y populismos. Pero estas soluciones demostraron ser frágiles y no llenaban las expectativas reales de la economía. Esta situación se reflejó en graves crisis políticas y en la gran cantidad de dictaduras que azotaron a América Latina durante las décadas del cincuenta y del sesenta. Es decir, la crisis económica tuvo consecuencias políticas. 

Con excepción de México y Brasil, la economía latinoamericana se caracterizó por su estancamiento, lo que acarreó la agudización de los conflictos sociales. En muchos lugares, como en Venezuela y Perú, se intentó suavizar estos problemas mediante procesos reformistas, pero estos fracasaron. En otros lugares, como en Guatemala y Bolivia, se intentó llevar a cabo verdaderas revoluciones a través de la nacionalización y la reforma agraria, pero tampoco se encontraron circunstancias favorables. 

Cuba tenía una economía que dependía de las grandes potencias, a lo que se sumaba la pobreza de su población. Estas condiciones condujeron a una dictadura que fue derrocada por la revolución de 1959. Como los conflictos sociales y económicos necesariamente tenían alcances políticos, Estados Unidos se dio cuenta de que esta misma situación podía repetirse en otros países del continente. Esta fue una de las razones que le llevó a impulsar la Alianza para el progreso. 

La Alianza para el progreso 

La necesidad de Estados Unidos de contribuir a un rápido progreso político, económico y social en América latina, para así evitar desequilibrios que pudieran conducir a una revolución socialista, hizo que en marzo de 1961, el recién posesionado presidente JIohn F. Kennedy lanzara un programa que coordinaba una importante ayuda financiera y técnica para América Latina: La Alianza para el progreso. 

La Alianza para el progreso buscaba aumentar en un 2,5% el ingreso anual de cada latinoamericano y lograr su mejor distribución. Para llevar a cabo este propósito, el programa prometía reformas agrarias y técnicas, la reducción de la mortalidad y del analfabetismo, así como el mejoramiento de los servicios. Se trataba de una revolución social pacífica que, en un período de diez años, debía cambiar el rostro de América Latina. 


La financiación de la Alianza para el progreso, que estaba programada para desarrollarse en diez años, contemplaba la ayuda norteamericana y una cuota que debía proporcionar cada país de acuerdo con una reforma tributaria. La Alianza para el progreso trajo consigo la duplicación de los créditos públicos estadounidenses para América Latina. Sin embargo, el asesinato de su principal impulsor, John F. Kennedy en 1963, la privó del lugar de preferencia que la propaganda norteamericana le había reservado. Los presidentes estadounidenses Johnson y Nixon no continuaron la idea de una ayuda multilateral para América Latina sino que optaron por el comercio y la inversión solo en aquellos países que consideraban claves.

Las alternativas económicas 

Después de La Alianza para el progreso, los países latinoamericanos se vieron abocados a buscar alternativas más realistas para resolver sus problemas económicos. Fue entonces cuando cobraron más importancia las teorías de la dependencia, promulgadas por la Comisión Económica para América Latina CEPAL, instituto creado por las Naciones Unidas. Estas teorías atribuían el atraso económico de América Latina a causas externas, es decir, a la dependencia de estos países con respecto a los principales centros capitalistas internacionales. 

Según estas teorías, dichos centros decidían en cuestiones de compras y de precios, aumentando los precios de los productos industriales y reduciendo los de las materias primas. Los gobiernos latinoamericanos comenzaron a defender entonces la potenciación de los mercados y de la industrialización, como solución para el subdesarrollo y la dependencia. 

El desarrollismo 

Los líderes latinoamericanos pusieron en primer plano la cuestión del desarrollo que se identificaba con la construcción de un país industrial y moderno, siguiendo el modelo de las experiencias de Estados Unidos y de los países europeos de posguerra. Los desarrollistas sostenían la inviabilidad del modelo agro-exportador tradicional y postulaban la profundización de la sustitución de importaciones, modelo instrumentado en la década de 1930. Con respecto a este modelo económico, los desarrollistas declaraban que, hasta ese momento, la industrialización se había limitado a la industria liviana y proponían fomentar el sector energético, la petroquímica y la siderúrgica. 

Para los defensores de este proyecto, el proceso de desarrollo requería una rápida apertura de la economía a las intervenciones extranjeras. Esto se alcanzó a través de importantes concesiones a las potencias extranjeras. Otro resultado de la política industrial del desarrollismo fue la radicación de empresas transnacionales en ciertos países. 

Por ejemplo, en Argentina, la expansión de la producción automotriz gracias a estas transnacionales fue notable: en 1959, se producían en el país alrededor de 30.000 vehículos por año; en 1965, esa cifra era de 200.000. Sin embargo, esta política industrial tenía bases endebles. Se utilizaron aranceles muy elevados para proteger los productos industriales propios de la competencia internacional. Estos nacionalismos industrializadores aumentaron los desequilibrios porque tenían que hacer frente a grandes inversiones que favorecieron el endeudamiento exterior e incrementaron el déficit de las balanzas de los pagos.

La Guerra Fría en América Latina 

A comienzos de 1962, en Punta del Este (Uruguay), Estados Unido logró que Cuba fuera expulsada de la Organización de los Estados Americanos. De igual modo, por esta época, Cuba fue retirada del Tratado Interamericano de asistencia recíproca, TIAR, pacto por el cual los Estados americanos se comprometían a actuar solidariamente frente al ataque, contra uno o más de ellos, por parte de un Estado no americano. 
Debate sobre la crisis de los misiles en Cuba. 

Octubre 25 de 1962. 

Estados Unidos consolidó también sus vínculos bilaterales con numerosos países de América Latina, a través de pactos de asistencia que le permitían establecer lazos directos entre su propio ejército y los de estos países. Estos pactos consagraron diversos tipos de cooperación, que iban desde la presencia de asesores estadounidenses que adiestraban a oficiales latinoamericanos, hasta la utilización de centros de adiestramiento en nuevas técnicas militares, orientadas a fortalecer la lucha antiguerrilla. 

La intervención de Estados Unidos en América Latina 

La intervención de Estados Unidos en América Latina tenía dos aspectos fundamentales con los cuales buscaba, de una parte, fortalecer la economía latinoamericana a través de apoyos financieros y, de otra parte, crear una ofensiva armada ante la creciente expansión del comunismo por los países latinoamericanos. 

El primer aspecto era la aplicación de La Alianza para el Progreso, con la cual Estados Unidos buscaba un crecimiento económico y una reforma social en Latinoamérica. Este programa sería llevado a la práctica por los gobiernos democráticos. Para ello, el gobierno estadounidense prometió proporcionar más de 20.000 millones de dólares en un período de 10 años. También prometió impulsar las alianzas de Estados Unidos y Europa para que de ellas aumentara el flujo de capital hacia América Latina . 

El segundo aspecto consistía en una ofensiva armada, mediante la cual el gobierno estadounidense ayudaría a combatir los movimientos guerrilleros que surgieran en América Latina. Para ello, en Estados Unidos se crearon cuerpos de contrainsurgencia cuya tarea sería entrenar a las tropas de América Latina. Estos cuerpos de contrainsurgencia llevaban una boina verde que los distinguía como fuerzas especiales anticomunistas. 

Básicamente, Estados Unidos aplicaba en su esquema político el principio común de "dar para recibir"; es decir que, proporcionaba ayuda económica para lograr el crecimiento de las naciones latinoamericanas y al mismo tiempo esperaba su cooperación para vencer a los rivales armados internos que pudieran contar con ayuda soviética. Desde luego que para vencer a los aliados soviéticos, Estados Unidos ofrecía los medios y la infraestructura militar necesaria.

El intervencionismo de Estados Unidos en Cuba 

Durante varios años, después de la frustrada invasión a Cuba por Bahía Cochinos, la CIA siguió efectuando complots para derrumbar el gobierno de Fidel Castro, pero todos fracasaron. Mientras tanto, Fidel fortalecía su dominio sobre el país y consideró extender la revolución a otras partes de América Latina. 

Ante este hecho, los soviéticos reaccionaron. Durante 1962, llevaron a Cuba una gran cantidad de infraestructura militar que incluía misiles. Estados Unidos consiguió que la OEA aprobara un decreto contra todos los barcos que transportaran armas a Cuba. Después de ello, siguió un enfrentamiento discursivo que finalizó con la promesa de los soviéticos de retirar los misiles, siempre y cuando Estados Unidos creara políticas 
, que garantizaran que no invadirían a Cuba en el futuro. 

La denominada crisis de los misiles de 1962 tuvo grandes implicaciones en las relaciones de América Latina con Estados Unidos y el mundo, pues forzó a los soviéticos a desistir de la ventaja estratégica que trataban de lograr en Cuba. En la práctica se ratificó la hegemonía estadounidense en América Latina, a excepción de Cuba. Por otra parte, Estados Unidos prometió no intervenir en el desarrollo del experimento socialista de América Latina. Así, Cuba se transformó en una nación desde la cual se irradiaría la revolución a otros lugares de América Latina. 

En 1970 el fracaso de la Alianza para el Progreso era evidente. Las expectativas habían sido demasiado elevadas teniendo en cuenta las realidades políticas de la década. Además, la meta de fomentar la democracia chocó con la de impedir más Cubas. Se esperaba que los gobiernos electos fomentaran el crecimiento económico al tiempo que llevaban a cabo una reforma social. 

Dictaduras militares 

Tras la muerte de Kennedy, se anunció una importante rectificación política internacional de Estados Unidos. En el caso de los países latinoamericanos, ya no se trataba de imponer la democracia representativa, sino que se volvió más importante contar con aliados que apoyaran los intereses estadounidenses. En consecuencia, las dictaduras militares dejaron de ser mal vistas por parte de Estados Unidos. 

En las décadas del sesenta y setenta, los golpes militares se convirtieron en algo corriente. Pero hubo una diferencia fundamental en cuanto a las dictaduras anteriores. Ya no era un general o un coronel quien, con apoyo de sus compañeros, se lanzaba a la conquista del poder, sino que era la corporación militar la que intervenía en la vida política. Esta situación se facilitó por el surgimiento de una conciencia corporativa entre los oficiales, por la creciente burocratización de los ejércitos y por una mayor participación de estos en la vida económica. El intervencionismo militar fue fomentado, además, desde la sociedad civil, pues los partidos políticos tradicionales se mostraron débiles. 

Hasta ese momento, los militares habían justificado su intervención haciendo referencia a situaciones excepcionales, que requerían su presencia en el gobierno. Pero ahora, las Fuerzas Armadas asumieron el poder de manera directa. La aprobación de Estados Unidos para algunos de estos golpes fue vista como una manera de legitimación de los gobiernos militares. 

Los regímenes militares surgidos a partir de la segunda mitad de la década del sesenta fueron conocidos como burocrático-autoritarios. El Estado, controlado por los militares, buscaba completar el desarrollo del país a través de la industrialización, pues consideraban que la ausencia de desarrollo, abría la puerta al comunismo. 

Terrorismo de Estado

 El nuevo papel de los militares se apoyaba en la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional. Por definición, la justificación de la existencia de las Fuerzas Armadas de un país era la defensa del territorio nacional, pero la doctrina de Seguridad Nacional modificaba esta perspectiva: las fronteras que las Fuerzas Armadas debían custodiar no eran ya exclusivamente las que separaban el país de otros países, sino las que dentro del propio país dividían a los partidarios del mundo occidental de los defensores del comunismo. Esto tuvo el inconveniente de que cualquier manifestación social era considerada comunista. En este contexto, apareció la "guerra sucia", en la cual cualquier método represivo era válido. Proliferaron entonces los grupos paramilitares, el secuestro, la tortura, el asesinato y la desaparición de personas. En otras palabras se institucionalizó el terrorismo de Estado y la violación de los Derechos Humanos.

Chile: de Allende a Pinochet

Una de las dictaduras Latinoamericanas fue la de Chile en 1973, con el general de ejército Augusto Pinochet. Tres años atrás, en 1970, el socialista-marxista Salvador Allende, candidato de la Unión Popular UP, fue elegido presidente. Desde un comienzo, la victoria de Allende no fue aprobada por Estados Unidos. La CIA, aseguró que la campaña de Allende había recibido dinero del gobierno de Cuba, por lo cual, el presidente Nixon ordenó evitar que Allende asumiera la presidencia. 

En medio de la oposición de Estados Unidos, Allende inició la socialización del país dentro del modelo constitucional democrático. Su política se encaminó hacia la nacionalización del cobre, para poner fin al monopolio de Estados Unidos; de igual manera, inició una reforma agraria. Esta política, que afectaba los intereses de las clases altas y, desde luego, de Estados Unidos, dio lugar a un bloqueo económico del país que lo llevó a una aguda crisis. La situación se agravó cuando Allende prosiguió su política nacionalizadora. Además, su cercanía con el gobierno de Cuba molestó a los opositores de la Unión Popular. Ante esto, el11 de septiembre de 1973, se produjo un golpe de Estado dirigido por Pinochet, quien instauró una dictadura. Durante los violentos hechos del 11 de septiembre en la Casa de la Moneda, sede presidencial, Allende se suicidó. 

Una vez Pinochet se posesionó en la presidencia, asumió la dictadura, la cual se consolidó mediante la eliminación de sus opositores. Muchos jóvenes, obreros y todos aquellos que se opusieron al régimen dictatorial fueron desaparecidos; otros tantos padecieron castigos severos y, por último, un gran número de chilenos cayó víctima de las balas del gobierno dictatorial. 

Argentina y la represión de Videla 

Otra dictadura Latinoamericana fue la que se estableció en Argentina entre 1976 y 1981, con Jorge Rafael Videla. 

En 1974, Videla, general de brigada, fue nombrado Comandante del ejército argentino por la presidenta del momento María Estela Martínez de Perón, conocida como Isabelita. Dos años más tarde, en marzo de 1976, Videla encabezó un golpe de Estado que sustituyó a Martínez de Perón por una junta militar integrada por él mismo y otros miembros de las Fuerzas Militares. La Junta Militar, inicialmente con el apoyo de Estados ~ Unidos y de la CIA, inició la represión contra la oposición. 

El nuevo gobierno detuvo y torturó a cientos de opositores, incluyendo a quienes ofrecían apoyo profesional a los perseguidos. Asimismo, se establecieron centros de detención para llevar a cabo estas tareas. Las personas detenidas en estos centros eran denominados "desaparecidos" y gran cantidad de ellos fueron ejecutados y sepultados en fosas comunes. 

En 1982, el gobierno militar emprendió la Guerra de las Malvinas contra Inglaterra, en la cual intentó movilizar la oposición gobiernista contra el enemigo exterior. Sin embargo, la evidente derrota provocó la caída de la junta militar y, en 1983, después de un debate electoral, triunfó el candidato de la Unión Cívica Radical, Raúl Alfonsín. 

La democratización de América Latina 

Las dictaduras Latinoamericanas comenzaron a dar signos de agotamiento desde fines de la década del setenta. En 1979, el gobierno militar ecuatoriano permitió las elecciones. El mismo año, la revolución encabezada por el sandinismo derrocó al dictador nicaragüense Anastacio Somoza. Perú en 1980, Honduras en 1981 y Bolivia en 1982 continuaron la secuencia de transiciones a la democracia. La dictadura argentina se desmoronó a partir del fracaso de la Guerra de las Malvinas. Uruguay y Brasil tuvieron elecciones en 1984 y Chile, en 1989. También ese año cayó la dictadura de Stroessner en Paraguay. De esta manera, y en el lapso de una década, las naciones de Latinoamérica retornaron al orden democrático constitucional. Veamos algunos casos: 

Argentina. Las violaciones de los derechos humanos por parte de las dictaduras militares dieron lugar a un fuerte descontento popular. El enfrentamiento con Inglaterra por las islas Malvinas y la posterior derrota aceleró el proceso de salida de los militares de la vida política. El general Reynaldo Bignone, miembro de la junta militar, llamó a elecciones en 1983, las cuales ganó Raúl Alfonsín. 

Chile. Cuando la dictadura se hizo insostenible, Pinochet se vio obligado a convocar un plebiscito en 1989 para sondear entre los chilenos el tipo de gobierno que quería el país. Los chilenos expresaron su deseo de volver a la democracia. Ese mismo año convocaron elecciones libres, las cuales fueron ganadas por Patricio Aylwin. 

La retirada de los gobiernos militares de la escena política Latinoamericana fue fruto de factores mundiales, regionales y locales. 

El período 1979-1990, en el que se registró la vuelta a los gobiernos civiles, mostró que las causas internacionales y regionales no tuvieron efectos simultáneos o uniformes en cada país. Sin embargo, se pueden 
mencionar dos elementos que tendieron a favorecer el proceso: 

El primero fue la crisis económica mundial, que repercutió en la deuda externa, acentuando el deterioro económico. Los tiempos difí-ciles ayudaron, generalmente, a un cambio de gobierno. Sectores de la población, que anteriormente habían apoyado o visto con indiferencia los golpes de Estado, le negaron legitimidad a esos procesos. 

El segundo de los elementos fue la política regional de Estados Unidos. El cambio se generó cuando asumió la presidencia el demócrata Jimmy Carter (1976-1980). Durante su gestión dio más importancia que sus predecesores a un cambio democrático en América Latina, fundamentalmente en lo concerniente a los derechos humanos. Los gobiernos posteriores, de los republicanos Ronald Reagan (1981-1989) y George Bush (1989-1993), aunque no compartían la política de Carter sobre los Derechos Humanos, estaban a favor del proceso de desmilitarización.

La transición hacia democracia 

En la transición de los regímenes autoritarios a los democráticos, además de los factores mencionados, fueron decisivas las circunstancias particulares de cada país. 

En algunos casos, como en Argentina y Bolivia la transición fue desencadenada  por el fracaso y la división de los militares. En otros casos, como Brasil, Uruguay y Chile, los gobiernos militares consiguieron imponer una transición negociada en términos aceptables para las Fuerzas Armadas. Uno de los puntos críticos de esa negociación fue la limitación de las investigaciones y los juicios acerca de las violaciones de los derechos humanos cometidas por los gobiernos militares. El gobierno civil debió decidir si iba a procesar o no a los responsables. La decisión dependió, en general, de la solidez o de los apoyos políticos que tuvo el gobierno, de la presión pública para que se hiciera algo, de la fuerza que tuvieron las Fuerzas Armadas y, fundamentalmente, de la opinión de los líderes políticos sobre la conveniencia de negociar un tema que podía acelerar o retrasar el proceso de desmilitarización. En Uruguay, por ejemplo, el problema se resolvió a través de un plebiscito, en la que la ciudadanía apoyó la decisión parlamentaria que aprobó la "Ley de caducidad': 

El tema de la amnistía de los militares continúa siendo un problema más o menos vigente en distintos países. 

Otro tema vigente es el de la influencia política que mantenían los militares en los países que retomaban la democracia. Esa influencia fue, y continúa siendo, diferente en distintos países.

La economía latinoamericana después de 1970 

Si los años sesenta fueron la época de la implantación y fracaso de diversos modelos de desarrollo en Latinoamérica, los años posteriores fueron la manifestación de una serie de contrastes. Gracias a las-políticas desarrollistas, países como Brasil, México y Argentina tuvieron un auge económico. Sin embargo, tras el rápido crecimiento, se escondían problemas que dieron lugar a la crisis económica más grave en la historia del continente. A pesar de algunos signos de recuperación y crecimiento durante los últimos años, no se han presentado cambios significativos en la economía ni en las condiciones de vida de la población latinoamericana. 

Crecimiento y desarrollo 

La economía latinoamericana de esta década estaba sustentada en las exportaciones de productos agrícolas como el café, en Brasil, y materias primas como el petróleo, en México y Venezuela. Además, el desarrollo industrial, así como el fortalecimiento de la infraestructura de varios países, se sustentaba en el endeudamiento externo y las inversiones de países como Estados Unidos. 

Europa era el principal receptor de exportaciones de productos alimenticios con aproximadamente el 60%, frente a un 20% que se exportaba hacia los Estados Unidos. La inversión de este país se daba principalmente a través de las transnacionales. Estas eran empresas con producción internacional que se implantaban en zonas de gran desempleo, donde la pobreza proporcionaba trabajadores, lo que aseguraba poca inversión y bajos costos. También operaban con ciertas ventajas como protecciones aduaneras, políticas económicas ventajosas y rebajas de impuestos. 

Crisis petrolera y declive económico 

En el año 1973 la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo OPEP, decretó una reducción en la producción de crudo y un alza en los precios, ocasionando una grave crisis en los países industrializados. Por lo tanto, estas naciones líderes de la industrialización, entraron en una recesión o declive de la actividad económica, la cual se extendió por todo el mundo. Dejaron de invertir y comprar los productos de los países latinoamericanos, generando en ellos inflación y la devaluación o pérdida de valor de varias monedas. 

En México se redujo la producción agrícola lo que obligó a una importación masiva de alimentos. Argentina, que venía con un crecimiento económico sostenido y un progresivo aumento de su actividad industrial desde los años sesenta, también entró en recesión, a lo que se sumaron diversos conflictos con los sectores obreros y campesinos derivados de la crisis económica y las políticas económicas equivocadas implantadas por los gobiernos militares a partir de 1976.  
La deuda externa 

En América Latina, las décadas de los sesenta y setenta se caracterizaron por la entrada de una gran cantidad de préstamos, con lo cual se incremento la deuda externa. Dichos capitales sustentaron parte del crecimiento económico de algunos países de la región. Sin embargo, buena parte de este dinero no se utilizó en inversión, si no en gastos militares y en el sostenimiento de las burocracias locales. A finales de los años setenta, y como consecuencia de la recesión mundial, las economías latinoamericanas entraron en crisis, debido al incremento de los déficits fiscales y al aumento de las tasas de interés en los mercados internacionales de capital. 

Los ingresos que generaban las exportaciones se colocaron en función del pago de la deuda externa, lo cual redujo así la capacidad de importación de productos. Por otra parte, los países se endeudaban aún más para poder pagar sus acreencias anteriores. El resultado fue la inflación y el desequilibrio financiero. 

La década perdida de América Latina 

La situación se agravó en la década de los ochenta, motivo por el cual muchos países latinoamericanos se declararon incapacitados para pagar la deuda externa. El primer país en anunciar la moratoria o el no pago de los intereses de la deuda, fue México, en 1982. Al poco tiempo hicieron el mismo anuncio Argentina, Brasil y Chile. 

La respuesta de la banca internacional frente a esta situación, fue la cancelación de los préstamos hasta que no se solucionara la crisis, lo que agravó aún más la situación. En estas circunstancias, los prestamistas como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional FMI y el Banco Interamericano de Desarrollo BID, decidieron intervenir en la economía de los países, para lo cual era necesario la reducción de la cantidad de importaciones y del déficit fiscal, y el aumento de la oferta de productos de consumo local. 

Para lograr esto era necesario reducir salarios, disminuir el gasto de los Estados -especialmente en funcionarios públicos, salud y educación-, y aumentar los impuestos. La consecuencia inmediata fue el crecimiento del desempleo y de la pobreza, lo que agudizó los enfrentamientos sociales. Con estas medidas se logró una relativa estabilización de la economía, aunque el costo social fue muy alto. 

Sin embargo, y a pesar de estas políticas, la crisis se recrudeció en 1986 cuando, de nuevo, muchos países se declararon insolventes. Para solucionar esta situación, el gobierno estadounidense lanzó el Plan Baker, el cual pretendía reprogramar el pago de la deuda. Este plan contemplaba además, la privatización y el estímulo a la inversión extranjera. Los resultados fueron medianos, por lo que en 1989 se lanzó el Plan Brady, que rectificaba las debilidades de la propuesta anterior.

La economía en los años noventa 

Frente a las constantes que venían del período anterior, a finales de los ochenta, se desarrolló una economía de modelo neoliberal. Este modelo tiene que ver con políticas económicas que promueven una economía de libre mercado, en la que las empresas compiten entre sí en el libre juego de la oferta y hi demanda, y en la que la participación del Estado como regulador de la economía se ve reducido. Las principales instituciones creadas para apoyar este modelo son el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, OMC. 

Los primeros países en implementar este modelo fueron Chile, México y Brasil. El principal objetivo de esta posición fue la privatización de las empresas estatales, especialmente las dedicadas a comunicaciones y servicios, aunque se extendió también a otros sectores productivos. 

Los mercados regionales 

Uno de los aspectos característicos del proceso de modernización económica de los años noventa fue la activación de los mercados regionales y los bloques económicos. La base para que estos se convirtieran en realidad fueron los acuerdos entre los países para crear convenios de cooperación, áreas de libre comercio, reducción de aranceles entre los miembros, etc. Entre los grupos de integración más importantes se encuentran los siguientes: 

Mercosur: en marzo de f991, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay firmaron el Tratado de Asunción, para iniciar formalmente un proceso de integración regional. Se unieron con el objetivo de mejorar el desarrollo socio económico de sus pueblos, aunque también presenta implicaciones políticas, principalmente en el apoyo al fortalecimiento democrático de sus miembros. En 1996, Chile y Bolivia se adhirieron al Mercosur en calidad de asociados. 

Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN: en 1994, entró en vigencia el convenio de libre comercio firmado entre Estados Unidos, Canadá y México. También es conocido como NAFTA, por sus siglas en inglés. Se convirtió en uno de los más poderosos en razón de la fortaleza de la economía estadounidense. 

Comunidad Andina de Naciones, CAN: en el año 1969, se firmó el Acuerdo de Cartagena en el que Perú, Colombia, Ecuador, Bolivia y Chile creaban el organismo de integración regional de la zona Andina o Pacto Andino. Venezuela se integró a la CAN en 1973 yen 1976, Chile se retiró durante el gobierno de Augusto Pinochet, alegando incompatibilidades económicas. La CAN estuvo inactiva hasta el año 1992, cuando comenzaron nuevos acercamiento s y se firmaron tratados en los que se permitía el libre tránsito y circulación de personas y mercancías entre los países miembros. 

Mercado Común Centroamericano, M CCA: en 1960, Guatemala, Honduras, el Salvador y Nicaragua firmaron un tratado de integración económica. Sin embargo, durante los años siguientes no se logró consolidar la integración debido a la fragilidad económica de la región. Solo hasta 1990, el MCCA restauró sus objetivos de impulsar el desarrollo de sus miembros. 

América Latina y la globalización

La posición de los países de América Latina en el mundo del siglo XXI no puede comprenderse si no se tienen en cuenta las transformaciones que han ocurrido en el orden económico internacional y que dieron lugar a lo que denominamos globalización económica. Las actividades productivas, y en particular las industriales, se organizaron en redes que abarcan distintos lugares del planeta. Por otra parte, los países se han ido especializando, cada vez más, en producir aquello en lo que son más competitivos y venderlo en muchos lugares del mundo. Lo que dejan de producir por adoptar estas políticas lo compran a otros países, generando una alta dependencia de los procesos dé intercambio comercial. Esto es la globalización. 

Los efectos de este nuevo orden económico tienen dos matices: por una parte, se atrajeron grandes inversiones que generaron procesos de modernización económica. Este es el caso del amplio desarrollo de la industria automotriz, la siderúrgica y la petroquímica, así como los complejos agroindustriales en Brasil, México y Argentina. Por otra parte, las actividades económicas y las empresas que no pudieron acompañar con éxito los procesos de modernización, quedaron en desventaja o desaparecieron, produciendo desempleo y pobreza. Otro problema ha sido el alto índice de endeudamiento y las crisis financieras como la vivida en Argentina en el año 2001. En la era de la globalización, los países de América Latina ha presentado progresos en aspectos económicos, sociales y demográficos. Sin embargo, estos progresos no se han manifestado de igual forma pues algunos países presentan mayores índices de desarrollo que otros, lo cual se evidencia en indicadores como el alfabetismo, la esperanza de vida y el Producto Interno Bruto.

Realidades económicas actuales 

La sociedad latinoamericana posee un vasto potencial social, cultural y ambiental para enfrentar los desafíos del mundo globalizado, reducir la pobreza y superar el subdesarrollo. La integración regional ha venido incrementándose en lós últimos años aunque las diferencias políticas entre algunos países han generado ciertos inconvenientes. Perú adhirió al Mercosur en 2003, y un año después, lo hicieron Colombia, Ecuador y Venezuela, en calidad de asociados. En 2006, Venezuela se convirtió en socio pleno. La CAN ha venido fortaleciéndose con el ingreso de Chile como miembro asociado en 2006. Sin embargo, el retiro de Venezuela este mismo año, a causa de las discrepancias políticas con sus miembros, ha generado algunos inconvenientes para el desarrollo de este organismo. El Mercado Común del Caribe o Caricom, surgido en 1973, también está trabajando por fortalecer su proceso de integración a pesar de las diferencias económicas, sociales y culturales que existen entre sus miembros. 

El caso más traumático lo ha representado la conformación del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA, una propuesta de extensión del TLC-CAN a todos los países del continente. Desde su postulación en 1994, el ALCA ha sido criticada por países como Venezuela, Ecuador, y en menor medida por Brasil y Argentina, al punto que para el 2005, estaba prácticamente eliminada la posibilidad de su creación.

América Latina contemporánea 

Durante las tres últimas décadas, la democratización en América Latina registró importantes avances. Durante los años ochenta sucumbieron las dictaduras militares en Brasil, Argentina, Chile y Paraguay. En los años noventa, la guerra civil en Centroamérica cedió el paso a procesos de paz que terminaron con la violencia política. En 1999, la elección de Hugo Chávez como presidente de Venezuela dio inicio a una época en la que gobernantes de corte socialista han regido los destinos de los países más importantes de la región. El siglo XXI se ha caracterizado por los intentos de integración latinoamericana preferentemente por la vía económica, siguiendo el modelo de los países europeos. La integración económica se ha considerado no solo como un fin, sino también como un medio para la formación de una comunidad latinoamericana. Sin embargo, la polarización y los conflictos regionales han sido constantes. 

La revolución en Nicaragua 

Desde 1932, Nicaragua estuvo gobernada por la familia Somoza, la cual orientó gran parte de la organización del Estado en su propio beneficio. Esto generó el rechazo de algunos sectores de la población que se organizaron para propiciar una revolución en 1978, encabezada por el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, llamado así en honor a Augusto Cesar Sandino, líder campesino de la resistencia a la ocupación estadounidense de Nicaragua en los años treinta. Al año siguiente, el FSLN obligó al dictador Anastasio Somoza a exiliarse y tomó el poder. 

Nicaragua estuvo gobernada por una Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional hasta 1985, conformada por varios personajes entre los que se destacaron Daniel Ortega y Violeta Barrios de Chamorro. El primero se convirtió en presidente del país entre 1985 y 1990, cuando fue vencido en las elecciones por, la ahora opositora, Violeta Barrios. 

El gobierno sandinista buscó reformas para el país, basadas en el pluralismo político, en una economía con fuerte peso del Estado, pero manteniendo la iniciativa privada y una profunda reforma agraria. Aunque fue apoyada económica y militarmente por Cuba y la Unión Soviética, la experiencia sandinista fue un fracaso, debido a la ineficacia de su política económica y por la guerra civil que fomentó el gobierno norteamericano, temeroso de que la Nicaragua sandinista se convirtiera en otra Cuba.

Centroamérica y las guerras civiles 

La región centroamericana estuvo marcada durante los años ochenta por las influencias de la Revolución nicaragüense, del conflicto este-oeste y por la violencia política. Varias agrupaciones insurgentes, apoyadas por Cuba y la Unión Soviética, enfrentaban a los gobiernos de El Salvador, Honduras y Guatemala, encabezados generalmente por militares y apoyados por Estados Unidos. El costo en vidas humanas fue extremadamente alto: en Guatemala, 250.000 y en el Salvador, 75.000, aproximadamente. Muchos otros centroamericanos fueron desaparecidos, desplazados o emigraron principalmente hacia México. En 1983, asumió el gobierno de Panamá el general Francisco Noriega, quien adoptó una férrea represión militar contra sus opositores. Noriega fue acusado de narcotráfico, abuso de poder y corrupción, razón por la cual, Estados Unidos invadió la región y acabó con la dictadura del general en 1989. Este mismo año, asumió la presidencia Guillermo Endara. 

México 

A comienzos de los ochenta, México estaba gobernado por José López Portillo, el cual trató de configurarse como una fuerza intermedia entre los dos extremos del conflicto centroamericano. Enfrentó la crisis de la deuda externa, el déficit y la caída de precios del petróleo, pero dejó en mal estado la economía del país. En 1982, Miguel de la Madrid asumió la presidencia y comenzó la implantación del modelo económico neoliberal. El cambio en la economía no se vio reflejado en un cambio político sustancial. El Partido Revolucionario Institucional PRI, que gobernaba desde los años treinta, mantuvo su hegemonía. A pesar de ello, los movimientos sociales y otras alternativas políticas se incrementaron durante esta década. 


Los casos de Perú y Venezuela 

En 1979, el general Francisco Morales Bermúdez aplicó una serie de políticas que promovieron el regreso de la democracia a Perú. Se promulgó una nueva Constitución y se realizaron elecciones presidenciales, en las que salió favorecido Fernando Belaunde Terry, en 1980. Belaunde acabó con la censura de prensa y enfrentó una corta guerra contra Ecuador, así como el surgimiento de la organización insurgente Sedero Luminoso. También apoyó diplomática y militarmente a Argentina durante la Guerra de las Malvinas. 

En 1985, llegó al poder Alan García. Durante su gobierno, se presentó un fuerte desabastecimiento de alimentos, inflación, y la aparición del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, todo esto sumado a los graves escándalos de corrupción gubernamental. 

Por otra parte, Venezuela enfrentó problemas derivados de la crisis de la deuda externa y su dependencia exclusiva a las exportaciones de petróleo: devaluación de la moneda, alza de precios y generalización de la corrupción, principalmente durante el gobierno de Jaime Lusinchi (1984-1989). En 1989 asumió la presidencia Carlos Andrés Pérez, el cual adoptó una serie de medidas de corte neoliberal, alentadas por el FMI, que produjeron un fuerte rechazo por parte de la población. El punto más candente de este rechazo se dio durante febrero de 1989, en el denominado caracazo, durante el cual se produjeron saqueos, actos de vandalismo y violencia que llevaron a una fuerte represión por parte del Estado.

La crisis del socialismo y sus implicaciones en América Latina 

La caída del Muro de Berlín, ocurrida en 1989, tuvo dos consecuencias principales para los países latinoamericanos. En primer lugar, el anuncio del "fin del socialismo" provocó una sensación de triunfo por parte de los sistemas de gobierno occidentales cuyo régimen económico estaba sustentado en el capitalismo salvaje. El modelo neoliberal se introdujo invariablemente en la mayor parte de las economías latinoamericanas, generando durante la década de los noventas, cierto grado de desarrollo económico a expensas del incremento de la pobreza y la desigualdad. 

En segundo lugar, influyó en el debilitamiento del apoyo ideológico a la actividad insurgente y fortaleció la actividad política de los partidos de izquierda, inmersos en la democracia. Esto involucró a grandes masas de la población, las cuales vieron que la alternativa revolucionaria armada podía suplirse con los partidos de izquierda. 

La política durante los años noventa 

La agitación política de la década anterior tuvo efectos radicales durante los años noventa. Con las políticas de integración económica, el neoliberalismo y el final de la Guerra Fría, la dinámica de Latinoamérica caminó hacia su democratización. Los casos más destacados son: 

Haití

En el año 1991, subió al poder Jean Bertrand Aristide, quien por sus políticas ligadas a la teología de la liberación y por la cercanía que mantuvo con el gobierno de Cuba, recibió un golpe de Estado perpetrado por Raúl Cédras, en el mismo año. Aristide se refugió en los Estados Unidos mientras en su país gobernaba una junta militar. A partir de ese momento recayeron sobre Haití una serie de sanciones políticas y económicas por parte de la Organización de Estados Americanos OEA y la ONU. Las presiones agudizaron la violencia política, lo que permitió a Estados Unidos llevar a cabo un desembarco en septiembre de 1994' para restablecer a Aristide en el poder. Ese mismo año fue elegido René Préval. 

Brasil 

En 1990 fue elegido Fernando Collor de Melo, a quien poco tiempo después se le acusó de corrupción, razón por la cual renunció tres años después. Asumió el poder su vicepresidente, Itamar Franco hasta 1994, año en que salió elegido Fernando Henrique Cardozo. Cardozo había sido ministro de economía durante el gobierno de Franco, en el cual impulsó un programa económico que logró controlar la inflación y mejorar la economía brasilera, el Plano Real. Esta fue una de las razones por las cuales llegó a la presidencia ese año y fue reelecto en 1998.

México 

Este país comenzó la década bajo el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, el cual fortaleció la política económica neoliberal. En este con-texto hizo su aparición el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, EZLN, en el deprimido Estado de Chiapas, movimiento que buscaba la reivindicación y autonomía de los pueblos indígenas. Esto sucedió el primero de enero de 1994, día en que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio. Aunque la respuesta del gobierno fue violenta, pronto comenzaron los diálogos pues el EZLN, bajo la dirección del Sub comandante Marcos, contaba con un gran apoyo al interior de México y en la comunidad internacional. 

A finales de ese año subió al poder Ernesto Zedillo, el cual tuvo que afrontar la crisis económica conocida como Efecto tequila. Durante su gobierno hubo una leve recuperación de la economía pero se presentaron problemas como masacres y asesinatos de políticos. El predominio político del partido oficial, que gobernó el país durante 71 años, concluyó en el año 2000 con la elección de Vicente Fox Quesada, candidato de los partidos Acción Nacional, PAN y Verde Ecologista Mexicano, PVEM. 

Perú 

La década del noventa en Perú le perteneció a un controvertido personaje: Alberto Fujimori. Este subió al poder en 1990 apoyado por sectores marginales de la sociedad peruana, lo que caracterizó su gobierno, en un principio, como populista. Sus políticas se orientaron principalmente a la recuperación económica del país, a través de la implantación de medidas como privatizaciones y acuerdos con el FMI, y la eliminación de las organizaciones insurgentes. 

Fujimori protagonizó un autogolpe de Estado al cerrar el congreso y modificar la Constitución para poder ser reelegido en 1995. Durante este segundo mandato, logró sus objetivos iniciales de mejorar la economía y derrotar a la insurgencia, lo que le proporcionó una gran popularidad. Fue reelecto por segunda vez en el año 2000 pero, debido a graves casos de corrupción en los que estaba involucrado, renunció a la presidencia ese mismo año. 

Chile y Argentina 

En estos países, las políticas neoliberales produjeron un auge económico a comienzos de la década, pero con un alto costo social. Luego, sus economías entraron en crisis, afectando de manera más notoria a la Argentina. 

En el plano político; Patricio Aylwin asumió la presidencia de Chile en 1990, con la tarea de llevar al país hacia la transición democrática, labor nada fácil dada la influencia de la figura de Pinochet, la cual estuvo presente durante toda la década, generando una inmensa polarización social y política. Cuatro años después, Eduardo Freí, fue elegido para continuar dirigiendo los destinos de Chile, en una época de esplendor económico. 

En el caso argentino, Carlos Saúl Ménem, quien gobernaba desde 1989 por el Partido Justicialista, implantó una agresiva política económica que condujo a la desindustrialización, al aumento del desempleo y a la más grave recesión de la historia del país en 1998.

Latinoamérica en el siglo XXI 

Actualmente.la gran mayoría de los países latinoamericanos es gobernada por autoridades elegidas en forma democrática y dentro de sus territorios existe un consenso respecto a la necesidad de fortalecer la democracia. Por otra parte, si bien es cierto que la pobreza disminuyó, Latinoamérica aún presenta enormes desigualdades económicas entre sus habitantes. 

La inestabilidad política 

En los últimos años se han generado nuevas crisis políticas y económicas en algunos países, como consecuencia de la implementación de políticas económicas poco favorables a la población, corrupción, movilizaciones sociales, entre otros factores. En el caso de Argentina, entre 2001 Y comienzos del 2002, se sucedieron cinco presidentes tratando de resolver la fuerte crisis ocasionada por la recesión. Bolivia, por su parte, enfrentó una crisis a partir del 2003, tras la renuncia del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada; su sucesor, Carlos Meza, también se vio obligado a dimitir en junio de 2005, en medio de fuertes protestas. En Venezuela, Hugo Chávez asumió la presidencia en 1999, año en el que reformó la Constitución, y luego se presentó nuevamente a las elecciones, obteniendo la victoria. Pero en abril de 2002, un golpe de Estado lo sacó del poder e instauró al industrial Pedro Carmona durante dos días. En 2004, Chávez enfrentó un nuevo intento de sacarlo del poder a través de un referendo popular, que finalmente no prosperó. 

En Ecuador, tras la destitución de Jamil Mahuad por corrupción, asumió la presidencia Gustavo Novoa hasta el año 2002, cuando ganó las elecciones el coronel retirado del ejército Lucio Gutiérrez, quién también fue destituido por el Congreso en medio de grandes revueltas populares. El último caso lo representa Honduras, donde el gobierno de Manuel Zelaya, tras anunciar que reformaría la constitución para poder ser reelecto, fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por el congresista Roberto Micheleti y apoyado por el ejército hondureño, en 2009. 

La política en el Cono Sur 

Chile ha representado, durante los últimos años, el paradigma de progreso económico y democrático de la región. En el 2000, asumió la presidencia Ricardo Lagos, quien a pesar de algunas denuncias de corrupción, logró mejorar la situación económica de su país a través del impulso de tratados de libre comercio con diferentes países. Luego, en 2006, subió al poder la líder socialista Michelle Bachelet, quien se convirtió en la primera mujer en asumir la presidencia de este país. 

En Argentina, el presidente Néstor Kirchner, elegido en el 2003, adoptó medidas políticas y sociales que lograron sacar al país de la aguda crisis económica. En 2007 su esposa, Cristina Fernández, se convirtió en la primera mujer elegida por voto popular para el cargo de presidenta. 

Uruguay y Paraguay estuvieron marcados durante estos años por la inestabilidad económica y los problemas políticos. Otro elemento que los caracteriza, es que durante esta última década, sus gobiernos han sido asumidos por representantes de partidos no tradicionales. En el caso uruguayo, Tabaré Vásquez llegó al poder en el 2005 por el Partido Frente Amplio; en el caso paraguayo Fernando Lugo, del partido Alianza Patriótica para el Cambio, ganó las elecciones y terminó así con 60 años de hegemonía del Partido Colorado.

La nueva cara de la política en Latinoamérica 

La primera década del siglo XXI ha tenido un referente común: el distanciamiento de los gobiernos de las políticas de Estados Unidos y el surgimiento de gobernantes, cuyo eje político e ideológico se puede identificar con el socialismo, En Brasil, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, se ha configurado como un líder regional gracias a que sus políticas sociales y económicas han logrado consolidar al Brasil como una potencia económica, De extracción humilde, Lula representa una alternativa de liderazgo a través del Mercosur y de su postura conciliadora y mediadora frente a los conflictos regionales. 

Otros países también han seguido este rumbo ideológico pero de manera más radical: en Venezuela, Hugo Chávez Frías representa la postura más crítica frente al paradigma neoliberal y al intervencionismo de Estados Unidos en Latinoamérica. Su postura y discurso generan controversias en el mundo, tanto  entre sus seguidores como entre sus opositores. En Bolivia, Evo Morales fue llevado a la presidencia en 2006, por los movimientos indígenas. Estos movimientos han tenido un rol preponderante en la implementación de una política nacional que permita la explotación de los recursos naturales bolivianos en beneficio del desarrollo del país, especialmente de los sectores más pobres. Su postura económica ha generado críticas por parte de los sectores privados bolivianos. En Nicaragua, el presidente Daniel Ortega, elegido en 2006, inició su gobierno con un programa social con el que se volvieron gratuitos los servicios de salud y educación. En Ecuador, Rafael Correa, también elegido en 2006, ha implementado políticas como el incremento de la inversión social, la paridad de las mujeres frente a los hombres en los cargos oficiales y la protección de la población indígena. Su cercanía con el gobierno de Venezuela ha generado fuertes críticas en su país, especialmente entre los sectores privados. A este problema, se suma la diferencia diplomática internacional con el gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez por la presencia de grupos guerrilleros colombianos en su territorio. Chile y Argentina, con las presidentas Michelle Bachelet y Cristina Fernández, también están alineados con las políticas de corte socialista. 

La integración regional 

La orientación política e ideológica de algunos países ha acarreado una serie de conflictos que no han permitido consolidar la integración latinoamericana y que han polarizado la sociedad tanto en el interior de los países como en el entorno regional. El asunto central ha sido la crítica al modelo de desarrollo económico neoliberal imperante durante los últimos veinte años y la aparición de nuevas alternativas políticas y económicas para la región. 

El ejemplo más importante de los esfuerzos integradores lo representa la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, conformada en 2004, con el objetivo de seguir lineamientos similares a los de la Unión Europea. En el año 2008, quedó formalizada a través de un tratado constitutivo firmado en la ciudad de Brasilia. 

Por su parte, Chávez ha liderado alternativas económicas como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, ALBA, creada en Cuba en el 2004 como contrapartida del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA. A esta organización pertenecen, además de Cuba y Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, Honduras y algunos países del Caricom.


Vídeos:

Consecuencias: América Latina - Imperialismo (Parte 1/6)
Consecuencias: América Latina - Imperialismo (Parte 2/6)
Consecuencias: América Latina - Imperialismo (Parte 3/6)
Consecuencias: América Latina - Imperialismo (Parte 4/6)
Consecuencias: América Latina - Imperialismo (Parte 5/6)
Consecuencias: América Latina - Imperialismo (Parte 6/6)
Consecuencias: América Latina - Populismo (Parte 1/6)
Consecuencias: América Latina - Populismo (Parte 2/6)
Consecuencias: América Latina - Populismo (Parte 3/6)
Consecuencias: América Latina - Populismo (Parte 4/6)
Consecuencias: América Latina - Populismo (Parte 5/6)
Consecuencias: América Latina - Populismo (Parte 6/6)
Consecuencias: América Latina - Indigenismo (Parte 1/6)
Consecuencias: América Latina - Indigenismo (Parte 2/6)
Consecuencias: América Latina - Indigenismo (Parte 3/6)
Consecuencias: América Latina - Indigenismo (Parte 4/6)
Consecuencias: América Latina - Indigenismo (Parte 5/6)
Consecuencias: América Latina - Indigenismo (Parte 6/6)
Consecuencias: América Latina - Dictadura (Parte 1/6)
Consecuencias: América Latina - Dictadura (Parte 2/6)
Consecuencias: América Latina - Dictadura (Parte 3/6)
Consecuencias: América Latina - Dictadura (Parte 4/6)
Consecuencias: América Latina - Dictadura (Parte 5/6)
Consecuencias: América Latina - Dictadura (Parte 6/6)
OBJETIVOS DE EE.UU, EN AMÉRICA LATINA : "ESTRATEGIA COMANDO SUR 2018"
History Channel Conspiracion Nazi en America Latina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada